Anita's Devotions

 

Deja Ir a lo Que Tienes Miedo de Dejar Ir

Cuando Dios me da un pequeño codazo para dejar ir algo, nunca es para quitármelo, sino para darme más.  Al decir “más”, me refiero al tesoro que ningún dinero puede comprar. No se puede comprar con ningún tesoro el tener un propósito digno de todos los días de mi vida. No se puede comprar esa paz que siento por dentro, como si finalmente hubiera encontrado ese lugar llamado hogar. No puedo creer que no haya pasado por alto el llamado de Dios en mi vida y que no sufriré con remordimientos en mi lecho de muerte. Cada vez que Dios me da un pequeño codazo para dejar ir algo, Él me da más de Sí mismo y una porción más grande de eternidad. Doy a cambio lo que puede oxidarse y descomponerse por recibir un tesoro que ningún evento o ser humano puede quitarme. ¿Qué es lo que dejarías ir para tener más de Dios y una porción más grande del cielo en la tierra?

 

Algo cambia dentro de nosotros cuando estamos seguros de que vivimos donde Dios nos ha guiado. Puede que no estemos libres del sufrimiento o la necesidad de soportar algo, pero no tendremos necesidad de volver a entender el por qué estamos en la tierra. ¡Oh, vivir en la paz de saber que hemos resuelto nuestra búsqueda! Es entonces cuando encontraremos el valor divino para entrar en nuestros momentos AHORA y gritarle al mundo: “Aquí voy sin disculpas. ¡Esto es lo que Dios me envió a hacer y lo haré con convicción y claridad para Su honor y gloria! “Si todavía te encuentras buscando, comienza por dejar ir aquello que temes dejar ir. Te sorprenderás de lo que Dios te dará a cambio.

 

Cuando oro por tí, escucho una canción de victoria. Creo en tí porque creo en el poder de la Palabra de Dios en tí, cuando pones Su palabra en acción.

\Con cariño de Anita Carman